Ir al contenido principal

Historias de la fotografía: EL SURREALISMO



SURREALISMO: sustantivo masculino. Automatismo psíquico puro por cuyo medio se intenta expresar verbalmente, por escrito o por cualquier otro modo, el funcionamiento real del pensamiento. Es un dictado del pensamiento, sin la intervención reguladora de la razón, ajeno a toda preocupación estética o moral. (André Bretón)

Dedo Gordo, 1929 - Jacques-André Boiffard

      El encuadre desvincula el dedo del cuerpo humano. El fondo negro mantiene fuera de contexto el objeto, el dedo contiene su propio simbolismo (deseo). La ampliación de los elementos del dedo (piel, arrugas. pelos, uña) provoca en el espectador una sensación desagradable, de repugnancia. Esa situación de repulsa que provoca ese dedo se relaciona con el atractivo sexual de la imagen.
      Para el surrealismo el mundo está lleno de opuestos, de dicotomías : "Experiencia interior - Realidad exterior"  "Realidad - Fantasía" "Sociedad _ Arte" "Libertad individual - Libertad social" "Masculino - Femenino" "Vigilia - Sueño".


"Dedo Gordo" de André Boiffard acompañó el siguiente artículo del mismo título publicado por Georges Bataille

"El dedo gordo del pie es la parte más humana del cuerpo humano, en el sentido de que ningún otro elemento del cuer­po se diferencia tanto del elemento correspondiente del mono antropoide (chimpancé, gorila, orangután o gibón). Lo que obedece al hecho de que el mono es arborícola, mientras que el hombre se desplaza por el suelo sin colgarse de las ramas, ha­biéndose convertido él mismo en un árbol, es decir, levantán­dose derecho en el aire como un árbol, y tanto más hermoso en la medida en que su erección es correcta. De modo que la fun­ción del pie humano consiste en darle un asiento firme a esa erección de la que el hombre está tan orgulloso (el dedo gordo deja de servir para la prensión eventual de las ramas y se aplica al suelo en el mismo plano que los demás dedos).

Pero cualquiera que sea el papel desempeñado en la erec­ción por su pie, el hombre, que tiene la cabeza ligera, es decir, elevada hacia el ciclo y las cosas del cielo, lo mira como un escupitajo so pretexto de que pone ese pie en el barro.

Aun cuando dentro del cuerpo la sangre fluye en igual can­tidad de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba, se ha toma­do el partido de lo que se eleva y la vida humana es considera­da erróneamente como una elevación. La división del universo en infierno subterráneo y en cielo completamente puro es una concepción indeleble. El barro y las tinieblas son los prin­cipios del mal del mismo modo que la luz y el espacio celeste son los principios del bien: con los pies en el barro pero con la cabeza cerca de la luz, los hombres imaginan obstinadamente un flujo que los eleva sin retorno en el espacio puro. La vida humana implica de hecho la rabia de ver que se trata de un movimiento de ida y vuelta, de la basura al ideal y del ideal a la basura, una rabia que resulta fácil dirigir hacia un órgano tan bajo como un pie.

El pie humano es sometido generalmente a suplicios gro­tescos que lo vuelven deforme y raquítico. Es imbécilmente destinado a los callos, a las durezas y a los juanetes; y si sólo tenemos en cuenta costumbres que están en vías de desapare­cer, a la suciedad más repugnante: la expresión campesina "tiene las manos tan sucias como los pies", que ya no es válida hoy para toda la colectividad humana, lo era en el siglo XVII.

El secreto espanto que le provoca al hombre su pie es una de las explicaciones de la tendencia a disimular en la medida de lo posible su longitud y su forma. Los tacos más o menos altos según el sexo le quitan al pie una parte de su carácter bajo y plano.

Además tal inquietud se confunde frecuentemente con la inquietud sexual, lo que es particularmente sorprendente en­tre los chinos quienes, tras haber atrofiado los pies de las mujeres, los sitúan en el punto más excesivo de sus desviacio­nes. El mismo marido no debe ver los pies desnudos de su mujer y en general es incorrecto e inmoral mirar los pies de las mujeres. Los confesores católicos, adaptándose a esa abe­rración, les preguntan a sus penitentes chinos "si no han mira­do los pies de las mujeres"

Idéntica aberración se da entre los turcos (turcos del Volga, turcos del Asia Central) que consideran inmoral mostrar sus pies desnudos e incluso se acuestan con medias.

Nada similar puede citarse con respecto a la antigüedad clásica (aparte del uso curioso de las altas plataformas en las tragedias). Las matronas romanas más púdicas dejaban ver constantemente sus dedos desnudos. En cambio, el pudor del pie se desarrolló excesivamente durante los tiempos mo­dernos y no desapareció sino hasta el siglo XIX. Salomon Reinach expuso ampliamente ese desarrollo en el artículo ti­tulado "Pies púdicos"1, insistiendo sobre el papel de España donde los pies de las mujeres fueron objeto de la preocupa­ción más angustiada y también causa de crímenes. El simple hecho de dejar ver el pie calzado sobrepasando la falda era juzgado indecente. En ningún caso era posible tocar el pie de una mujer, familiaridad excesiva que era, salvo una excepción, más grave que ninguna otra. Por supuesto, el pie de la reina era objeto de la prohibición más terrible. Así, según Mme. D'Aulnoy, estando el conde de Villamediana enamorado de la reina Isabel, pensó en provocar un incendio para tener el placer de llevarla en sus brazos: "Se quemó casi toda la casa que valía cien mil escudos, pero él se consoló cuando aprove­chó una situación tan favorable, tomó a la soberana en sus brazos y la cargó por una pequeña escalera. Allí le robó algu­nos favores y, lo que se destacó mucho en aquel país, tocó inclu­so su pie. Un paje lo vio, le informó al rey y éste se vengó matando al conde con un disparo de pistola."

Es posible ver en esas obsesiones, como lo hace Salomon Reinach, un refinamiento progresivo del pudor que poco a poco pudo conquistar la pantorrilla, el tobillo y el pie. Aun­que en parte es fundada, esta explicación sin embargo no es suficiente si pretendemos dar cuenta de la hilaridad común­mente provocada por la simple imaginación de los dedos del pie. El juego de los caprichos y los ascos, de las necesidades y los extravíos humanos es en efecto tal que los dedos de las manos significan las acciones hábiles y los caracteres firmes, los dedos de los pies la torpeza y la baja idiotez. Las vicisitu­des de los órganos, la pululación de estómagos, laringes, cere­bros que atraviesan las especies animales y los innumerables individuos, arrastran la imaginación a flujos y reflujos que no sigue de buen grado por odio a un frenesí todavía perceptible, aunque penosamente, en las palpitaciones sangrientas de los cuerpos. El hombre se imagina gustosamente semejante al dios Neptuno, imponiendo con majestad el silencio a sus propias olas: y sin embargo las olas ruidosas de las vísceras se hinchan y se vuelcan casi incesantemente, poniendo un brus­co fin a su dignidad. Ciego, tranquilo no obstante y despre­ciando extrañamente su oscura bajeza, un personaje cualquie­ra dispuesto a evocar en su mente las grandezas de la historia humana, por ejemplo cuando su mirada se dirige hacia un monumento que atestigua la grandeza de su país, es detenido en su impulso por un atroz dolor en el dedo gordo porque el más noble de los animales tiene sin embargo callos en los pies, es decir que tiene pies y que esos pies, independiente­mente de él, llevan una existencia innoble.

Los callos en los pies difieren de los dolores de cabeza y de muelas por su bajeza, y sólo son ridículos en razón de una ignominia explicable por el barro donde los pies se sitúan. Como por su actitud física la especie humana se aleja tanto como puede del barro terrestre -aunque por otra parte una risa espasmódica lleva la alegría a su culminación cada vez que su impulso más puro termina haciendo caer en el barro su pro­pia arrogancia- se piensa que un dedo del pie, siempre más o menos deforme y humillante, sería análogo psicológicamen­te a la caída brutal de un hombre, vale decir, a la muerte. El aspecto repulsivamente cadavérico y al mismo tiempo llama­tivo y orgulloso del dedo gordo corresponde a ese escarnio y le da una expresión agudizada al desorden del cuerpo huma­no, obra de una discordia violenta de los órganos.

La forma del dedo gordo no es sin embargo específicamente monstruosa: en eso es diferente de otras partes del cuerpo, el interior de una boca abierta por ejemplo. Sólo deformacio­nes secundarias (aunque comunes) han podido darle a su ig­nominia un valor burlesco excepcional. Pero la mayoría de las veces conviene dar cuenta de los valores burlescos por una extrema seducción. Aunque estamos obligados a distinguir aquí categóricamente dos seducciones radicalmente opuestas (cuya confusión habitual ocasiona los más absurdos malentendidos de lenguaje).

Si hay un elemento seductor en un dedo gordo del pie, es evidente que no se trata de satisfacer una aspiración elevada, por ejemplo el gusto completamente indeleble que en la ma­yoría de los casos induce a preferir las formas elegantes y co­rrectas. Al contrario, si escogemos por ejemplo el caso del conde de Villamediana, podemos afirmar que el placer que obtuvo al tocar el pie de la reina estaba en relación directa con la fealdad y la inmundicia representadas por la bajeza del pie, prácticamente por los pies más deformes. De modo que aun suponiendo que el pie de la reina haya sido totalmente lindo, sin embargo tomaba su encanto sacrílego de los pies deformes y embarrados. Siendo una reina a priori un ser más ideal, más etéreo que ningún otro, era humano hasta el desgarra­miento tocar lo que en ella no difería mucho del pie transpi­rado de un soldado raso. Es experimentar una seducción que se opone radicalmente a la que causan la luz y la belleza ideal: los dos órdenes de seducción a menudo se confunden porque nos agitamos continuamente entre uno y otro, y dado ese movimiento de ida y vuelta, ya sea que tenga su término en un sentido o en el otro, la seducción es tanto más intensa en la medida en que el movimiento es más brutal.

En el caso del dedo gordo, el fetichismo clásico del pie que culmina en el lamido de los dedos indica categóricamente que se trata de baja seducción, lo que da cuenta de un valor burlesco que se vincula siempre más o menos a los placeres reprobados por aquellos hombres cuyo espíritu es puro y su­perficial. El sentido de este artículo parte de una insistencia en cues­tionar directa y explícitamente lo que seduce, sin tener en cuenta la cocina poética, que en definitiva no es más que un rodeo (la mayoría de los seres humanos son naturalmente débiles y no pueden abandonarse a sus instintos sino en la penumbra poética). Un retorno a la realidad no implica ninguna acepta­ción nueva, pero esto quiere decir que somos seducidos bajamente, sin ocultamiento y hasta gritar, con los ojos desorbitados: así desorbitados ante un dedo gordo."


Fuentes : Fotografía: Toda la historia (Blume)
                Oscarenfotos.com
   

Completo informe especial sobre el tema en el siguiente enlace :        Fotografía y Surrealismo- informe especial-oscarenfotos

Entradas populares de este blog

Historias de la fotografía: LA FOTOGRAFÍA CONCEPTUAL

FOTOGRAFÍA CONCEPTUAL




“ La idea se convierte en una máquina que hace arte” (Sol  LeWitt) 

En los  artistas conceptuales  las ideas sobre la obra prevalecen sobre sus aspectos formales o sensibles, en el caso de los Fotógrafos conceptuales  estos tienden a definirse  como artistas que “usan”  la fotografía.
John Hilliard ( 1945 ) proviene del mundo del arte, estudió escultura en la St. Martin Schol of Art de Londres, para más tarde centrarse en  la fotografía.
“Una de las diferencias entre la gente que viene del mundo del arte y hace fotografía y cualquier otro que haga fotografías de reportaje, documentación………. , es que estos segundos quizá respondan de una forma inmediata a algo que ha pasado y tienen que reaccionar con mucha rapidez, aunque muchas veces creen fantásticas imágenes como Cartier-Bresson o Weegee por ejemplo. Pero en mi caso esto no sucede, ni les sucede a la mayoría de los artistas; durante un tiempo piensas la obra que vas a hacer, lo planeas. En mi caso empleo diag…

Un fotógrafo, una foto, una historia: FRANK FOURNIER

¡ No maten al fotógrafo !
“Mientras personas reales están por ahí matándose entre sí o matando a otras personas reales, el fotógrafo permanece detrás de la cámara para crear un diminuto fragmento de otro mundo: el mundo de imágenes que procura sobrevivir a todos.    Fotografiar es esencialmente un acto de no intervención. Parte del horror de las proezas del fotoperiodismo contemporáneo tan memorables como las de un bonzo vietnamita que coge el bidón de gasolina y un guerrillero bengalí que atraviesa con la bayoneta a un colaboracionista maniatado proviene de advertir cómo se ha vuelto verosímil, en situaciones en las cuales el fotógrafo debe optar entre una fotografía y una vida, optar por la fotografía. La persona que interviene no puede registrar; la persona que registra no puede intervenir.”
(Susan Sontang “Sobre la fotografía”)

(La periodista francesa Marie-Monique Robin escribe entre los años 1998 y 2000 una serie de artículos acerca de las 100 fotografías que han marcado la historia…

Un fotógrafo, una foto, una historia: EUGENE SMITH

"Se llama Tomoko Uemura. Está envenenada por el mercurio que había en el vientre de su madre"




Llegamos a creer que se podía cambiar el mundo a golpe de clic ...... no sé ...... el mundo gira


El poder de una fotografía y de un fotógrafo comprometido

(La periodista francesa Marie-Monique Robin escribe entre los años 1998 y 2000 una serie de artículos acerca de las 100 fotografías que han marcado la historia del fotoperiodismo en el siglo XX, a continuación se transcribe el texto publicado en 1998 por  El Pais Semanal, el cual forma parte de la serie "100 fotos del siglo XX")

Tomoko en el baño . Eugene Smith / 1972

 " Se llama Tomoko Uemara. Está envenenada y mutilada por el mercurio que había en el vientre de su madre". Éste es el pié, con el que se publicó esta foto irresistible, en junio de 1972, en la revista Life. " Hablo en nombre de los que no tienen voz", decía el fotógrafo Eugene Smith, que reveló al mundo la primera gran catástrofe industrial…

Un fotógrafo, una foto, una historia: ALBERTO DÍAZ "KORDA"

La niña de la muñeca de palo

“Estoy en una finca  en Pinar del Rio tomando unas fotos de campo para una publicidad y me encuentro con una niñita de tres o cuatro años que abrazaba un pedacito de madera , y esa niña me coge mucho miedo cuando me ve un extraño con un aparato fotográfico y se arrincona en una esquina y le decía al palito,  le pasaba la mano y le decía , “no llores mi nene , no llores mi nene” . Ese palito era su muñeca , porque esa niña nunca había tenido la oportunidad de tener en sus brazos una muñeca . Después de esa foto yo decidí que,  aunque yo fuera fotógrafo…. que no fuera un guerrillero que  había luchado en la sierra ni mucho menos , yo debía dedicar mi trabajo a la revolución que nos prometía cambiar esa desigualdad  … y así lo hice.”  (Alberto Korda).

Alberto Díaz Gutiérrez, más conocido como Alberto Korda (14 de septiembre de 1928 – 25 de mayo de 2001), En palabras de su hija Norka “ Simpatizante de la revolución cubana y más que nada de Fidel Castro, pero no…

Un Ovo de catro xemas (Fotosconhistoria)

Pobra do Caramiñal, década de1960. Os días de mercado, as mulleres de Vilanova acudían no Vapor que comunicaba ambas marxes da Ria de Arousa para vender as súas mercancías na actual Praza de Maura, naqueles tempos coñecida como Praza dá Verdura. Nela atopábase un establecemento que exercia como Bar e Pensión coñecido como "O Traspaso" propiedade de Juan Davila.
Na fachada do devandito establecemento, ao carón da porta e nun pequeno oco que nela había , afacía instalar o propietario un pequeno altofalante co que amenizaba os días de mercado cunha variada selección de música clásica. Tamén era posuidor D. Juan dun loro, o cal , de cando en vez , gustaba pasearse encaramado enrriba dun can que tamén habitaba no local. Ao parecer, xa naqueles tempos, o prezo do Kilowatio era un gasto inasumible para calquera negocio e non atopando mellor xeito de remedialo, deu en modificar dalgún xeito o cableado electico encostado á fachada do inmueble de tal xeito que a roda do contador virase…

Historias de la fotografía: LA FOTOGRAFÍA PSIQUIÁTRICA

FOTOGRAFÍA PSIQUIÁTRICA


"El fotógrafo [a diferencia del Metafísico y Moralista, el Médico y el Fisiólogo] no necesita la mayoría de ocasiones de un discurso propio, prefiere escuchar, con la imagen delante, al silencioso pero elocuente lenguaje de la naturaleza. – para él es innecesario utilizar los vagos términos que denotan una diferencia en el grado de sufrimiento mental, como por ejemplo aflicción, pena, pena profunda, dolor, melancolía, angustia, desesperación; la imagen habla por si misma con la mayor precisión e indica el punto exacto que se ha alcanzado en la escala de infelicidad…”


De esta manera definía la fotografía  Hugh Welch Diamond  psiquiatra y fotógrafo (Inglaterra 1808 – 1886 ).Convencido, de acuerdo a las corrientes fisiognomónicas en boga, de que el diagnóstico podía deducirse de la expresión facial. En 1858 se publica su serie “Portraits of de insane” como base de las ilustraciones litográficas de la serie de e…

Que carallo es esto

Mire usted....si tengo que quedarme con una manera de entender la fotografía, pues que quiere que le diga,... me quedo con la de "este talento en estado puro" con su idea de "recoger la foto", con el buen hacer de Virxilio Vietez, fotógrafo de oficio, sin pretensión artística pero si empeño en hacer bien su trabajo. En una entrevista maravillosa dentro del programa "La mirada fotográfica " de rtve decía cosas como estas.
" Una cosa fundamental de la fotografía es que la imagen sea nítida y transparente, no soy partidario de las imágenes borrosas, cuanto más nítidas mejor... como fue siempre. Si usted tiene ahora aquí este vestido y hay una simple araña pequeñita que esta subiendo y en ese momento "se recoge la foto", se retrata la araña.... esa es una buena imagen, pero si ahora le sube a usted por aquí una gallina y no se ve ni la gallina... esa es una mala imagen...porque ve usted un montón de plumas y eso que es....un cuervo, una gallina …

Un fotógrafo, una foto, una historia : WILLIAM KLEIN

" PROVOCACIÓN "


"Siempre he amado el equipo amateur de la fotografía, fotografías automáticas, fotografías accidentales con composiciones no centradas, cabezas cortadas, lo que sea." (W. Klein)
New York 1954, mi viejo barrio, el Candy Store … una especie de estanco, locutorio, venta de periódicos y de Banana Split; cuartel general de los niños, uno viene y posa en cuclillas, otros van cogiendo posiciones, ellos mismos se colocan …… todo en orden ….. los anuncios, las siglas, camisas hawaianas ….. ¡¡¡ esto es una foto !!!  Pongo el negativo en la ampliadora, juego con el enfoque ….. ,los tonos blancos se mueven se difuminan los negros ,  esto ya es …. ¡¡¡ Otra foto !!!  ….. y porqué no.
"El filtro adecuado, la película adecuada, la exposición correcta - nada de eso me interesó mucho. Tuve sólo una cámara para empezar. De segunda mano, dos lentes sin filtro, nada de eso. Lo que me interesaba era conseguir algo en la película para poner en una ampliadora, tal vez p…

La dignidad por los suelos

A la llamada de los tambores, sin poder remediarlo, el fotógrafo aficionado se dirige hipnotizado al lugar de donde proviene semejante estruendo. Procesión de Semana Santa, Pasos, Cofrades. Desenfunda su cámara y comienza el espectáculo. Primero desde la acera, la emoción del momento le hace dar un paso al frente ... a los medios ... una Magdalena, un San Pedro ... a lo lejos llegan los Pasos, los Cofrades, los Capirotes. Prudente, se retira nuevamente a la acera, busca un punto de apoyo para situarse en cuclillas. Unos pequeños árboles recién plantados ... ¡parecen firmes! ... Unas fotos, otro árbol, más fotos. Algo pasa.... algo se mueve ... el árbol se va ...se va ... se fue... se fue el árbol al suelo y tras él el fotógrafo. Una rodilla maltrecha, una herida en una mano, la cámara a salvo y la dignidad por los suelos  tras comprobar las risas y el cachondeo de los señores Cofrades.